DEDICACIÓN DEL SANTUARIO NACIONAL DE LA VIRGEN DE COROMOTO

20150508_124122El domingo, 7 de enero de 1996, tuvo lugar la solemnísima dedicación del Santuario de la Virgen de Coromoto, construido en el sitio de la aparición… Durante toda la noche, las reliquias de santos, a ser colocadas el día siguiente en el Altar __como se acostumbra colocarlas en todos los Altares__, fueron expuestas a la veneración de los fieles en la Capilla del Monasterio de Santa Clara de Asís, de las Monjas Clarisas, cercano al Santuario… Se hallaban presentes numerosos peregrinos de Caracas: de las Parroquias de San José de Chacao y de Ntra. Sra. de Fátima de Petare. A las 12:00 de la noche, se celebró la Santa Misa frente a la Capilla del Monasterio; y los peregrinos veneraron las reliquias en vigilia que se prolongó hasta la madrugada. A las 8:00 de la mañana, éstas fueron trasladadas al Santuario…

20150508_123411A las 9:00 de la mañana, el Santuario se hallaba repleto, abarrotado de fieles. Los Obispos de Venezuela y los sacerdotes concelebrantes se hallaban ya revestidos de los ornamentos sagrados, cuando llegó el helicóptero el Presidente de la República, Dr. Rafael Caldera, acompañado del Ministro de Relaciones Interiores, Dr. Ramón Escovar Salom, del Ministro de la Oficina Central de Información, Dr. Fernando Egaña, del Comisionado del Presidente para las relaciones con la Iglesia, Dr. Bernardo Level, y de otras personalidades. El Presidente fue recibido por el Comité de bienvenida __especialmente designado al efecto__, y pasó luego al interior del Santuario…

Los fieles entonaban con entusiasmo el Salmo 122 __”¡Qué alegría cuando me dijeron: ‘Vamos a la casa del Señor’!” __, cuando entraron en procesión __sin cirios, sin incienso, como está previsto en el rito de la dedicación__ los seminaristas, los sacerdotes, los Obispos y el Nuncio Apostólico en Venezuela, Mons. Oriano Quilici. Que la dedicación del Santuario fuera presidida por el Nuncio fue una cuestión no de estricto protocolo, sino de simpatía… Mons. Quilici, en los pocos años que llevaba en el país, se había granjeado la admiración y el afecto del Clero y del pueblo venezolano…

20150508_130501Al llegar al presbiterio, el Nuncio saludo a la asamblea. Los documentos relativos a la construcción del imponente templo __planos, etc.__ fueron entregados al Rector del Santuario, Pbro. Edgar Roa. El Pbro. Alfonso de Jesús Alfonzo Vaz, como representante de la Asociación Civil “Venezuela a la Virgen de Coromoto”, hizo un recuento histórico de la construcción: cómo la idea había sido retomada por la Madre Guadalupe y la Madre Elizabeth, Superiora General de las Siervas del Santísimo Sacramento, ya fallecidas, y cómo se habían iniciado las gestiones… Enseguida, el Nuncio bendijo el agua para rociar al pueblo en señal de penitencia  y en recuerdo del bautismo: “Santifica con bendición esta agua, criatura tuya, para que, rociada sobre nosotros y sobre los muros de este Santuario, sea señal del bautismo, por el cual, lavados en Cristo, llegamos a ser templo de tu Espíritu; concédenos a nosotros y a cuantos en este Santuario celebrarán los divinos misterios llegar a la celestial Jerusalén” (1). El Nuncio roció con el agua bendita al pueblo, mientras que el Obispo de Guanare __el tercer Obispo de Guanare__, Mons. Alejandro Figueroa, y el Arzobispo de Maracaibo, Mons. Ovidio Pérez Morales __Presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana__ rociaron los muros del Santuario, en señal de purificación. El Nuncio concluyó la aspersión con una Oración; se entonó el Gloria __en latín, en tono gregoriano__, y el Nuncio dijo la Oración colecta. Después de las lecturas bíblicas (cf. Jn 2, 13-22), el Nuncio destacó en su homilía, que: “La solemne dedicación del Templo Votivo Nacional de Nuestra Señora de Coromoto y de su Altar nos llena de gozo a cuantos nos hallamos presentes en este glorioso recinto, y a los que a través de los medios de comunicación social, siguen este sugestivo rito litúrgico. El de hoy es, sin duda, un día histórico y de profundo agradecimiento a Dios por lo que están viendo nuestros ojos y por lo que sienten nuestros corazones. Tras largos años de espera, con honda satisfacción, vemos hoy un sueño se ha cumplido; sentimos que un ideal, vivamente anhelado, se ha realizado. El Templo Votivo Nacional en honor de la Virgen de Coromoto, la celeste Patrona de Venezuela, es una grandiosa realidad que nos llena a todos de júbilo y de admiración. Agradezco desde lo más hondo de mi corazón al Excmo. Presidente de la Conferencia Episcopal, S.E. Mons. Ramón Ovidio Pérez Morales, al Obispo de Guanare, S.E. Mons. Alejandro Figueroa Medina, y a los Hermanos Arzobispos y Obispos de Venezuela por haberme proporcionado el privilegio de presidir este acto litúrgico, que considero como un hecho único y extraordinario en mi largo servicio de Representante Pontificio ante una Iglesia local. Muchas han sido las personas que a lo largo y ancho de la Patria, ha prestado generosamente su colaboración, e incontables han sido los sacrificios que el amor a la Virgen María ha arrancado del corazón agradecido de sus fieles e hijos devotos. Este hermoso Santuario se convertirá ahora y por siempre en meta anhelada de incontables peregrinaciones. ( … ) A fin de confirmarnos en la fe y dar nueva vitalidad a la Iglesia de Venezuela vendrá como primer y gran peregrino a este lugar, el próximo 10 de febrero, el Sucesor de Pedro, el Papa Juan Pablo II” (2). Al mencionar al Papa, los fieles interrumpieron la homilía del Nuncio con una ruidosa y prolongada ovación… Para finalizar su homilía, el Nuncio prorrumpió en emocionadas exclamaciones, que fueron coreadas a una voz por la Asamblea: “¡Viva Nuestra Señora de Coromoto! ¡Viva el Papa! ¡Viva Venezuela!” (3).

20150508_130614Hecha la profesión de fe __en forma de interrogatorio, como también se estila en el rito del bautismo__, se cantó la Letanía de todos los Santos, se colocaron las reliquias en el Altar __se selló el sepulcro con la ayuda de un albañil__; y el Nuncio Apostólico pronunció la Oración de dedicación:  “Te suplicamos, pues, Padre Santo, que te dignes impregnar con santificación celestial esta Iglesia y este Altar, para que sea siempre lugar santo y una vez siempre lista para el sacrificio de Cristo ( … )” (4). El Nuncio y seis de los Obispos concelebrantes se quitaron las casullas, y vistieron los gremiales __una especie de delantales, para no ensuciar los ornamentos sagrados__, se dirigieron al Altar y procedieron a la unción del mismo con el crisma. Ungida toda la mesa del Altar, otros Obispos concelebrantes ungieron los muros del Santuario… Quizás el momento más impresionante de la dedicación fue cuando se colocó sobre el Altar, recién dedicado, un brasero encendido… El Nuncio echó abundante incienso en el brasero, y expresó: “Suba, Señor, nuestra oración como incienso en tu presencia y, así como esta casa se llena de suave olor, que en tu Iglesia se aspire el aroma de Cristo” (5). Humo perfumado emergió del brasero, e inundó el Santuario… El Nuncio, entonces, echó incienso en el turíbulo, e incensó el Altar, cuatro Obispos concelebrantes incensaron las naves del Santuario… Concluida la incensación, las Siervas del Santísimo Sacramento __que tienen constituida una comunidad junto al Santuario__, secaron la mesa del Altar y colocaron el mantel y las flores… En seguida, se procedió a la iluminación del Santuario. Se llevaron junto al Altar los candelabros con los cirios; el Nuncio entregó una vela encendida al Diácono, quien encendió las velas del presbiterio. Doce de los Obispos concelebrantes encendieron las velas en el resto del Santuario…

 A continuación, se procedió a declarar formalmente Santuario Nacional al Santuario Diocesano de la Virgen de Coromoto. Mons. Ovidio Pérez Morales, Presidente de la Conferencia Episcopal, llevó brevemente la palabra, y Mons. Mario Moronta, Secretario General de la Conferencia Episcopal, leyó el correspondiente Decreto, que fue firmado por los Obispos, y también llevado para la firma al Presidente de la República… Gracias a la generosa ayuda prestada por su Gobierno, el Santuario está listo para recibir al Papa, el 10 de febrero de 1996… Con la Liturgia eucarística prosiguió la Solemne Misa de aquel día para siempre memorable… Concelebraron con el Nuncio Apostólico en el Altar el Obispo de Guanare, el Obispo emérito de Guanare, Mons. Ángel Polachini __a quien se le debe un especial reconocimiento, pues coordinó durante muchos años las obras del Santuario__, el Arzobispo de Maracaibo y Presidente de la Conferencia Episcopal, Mons. Baltazar Porras. Los demás Obispos y sacerdotes concelebraron desde las gradas __especialmente diseñadas para grandes concelebraciones__ en el presbiterio…

FB_IMG_1425865146552Distribuida la comunión, el Santísimo Sacramento fue instalado por el Nuncio en su Capilla, ubicada en la cripta (el sótano) del Santuario, mientras la asamblea cantaba el himno “Pange lingua”. También en este momento __como durante toda la Misa__ el Pbro. Víctor Guerrero, Vice-Rector del Santuario, aclaraba con oportunas moniciones a la asamblea el desarrollo de la Liturgia… El Obispo de Guanare tuvo todavía algunas palabras de agradecimiento. Y entonces, vueltos todos hacia la imagen de la Virgen de Coromoto __que tiene incrustada en la peana la reliquia de la Virgen__ se cantó el himno: “Salve Aurora jubilosa de una Patria soberana ( … )”. Una cerrada ovación siguió al himno, que estremeció a toda la asamblea… Impartida la bendición, salieron en ordenada procesión los Obispos, sacerdotes y seminaristas… Venezuela cuenta con un Santuario digno de la Virgen y digno de Venezuela…

____________________________________________________________________________

  1. Departamento de Liturgia del Consejo Episcopal Latinoamericano (editor), Pontifical y Ritual Romanos reformados según los Decretos del Concilio Vaticano II y promulgados por Su Santidad Pablo VI, Barcelona [España] 1992, pp. 380-466.
  2. Mons. Oriano Quilici, Homilía en la dedicación del Santuario Nacional de “Nuestra Señora de Coromoto” (7 de enero de 1996), en: Diario “La Religión”, 10 de enero de 1996. p. 6.
  3. Ibid.
  4. Departamento de Liturgia del Consejo Episcopal Latinoamericano (editor), loc. cit.
  5. Ibid.

Pbro. Ramón Vinke

Secretariado Diocesano de Pastoral de Medios de
Comunicación Social de la Diócesis de Guanare